Villa Medieval en Cantabria

Uno de los pueblos más emblemáticos de todo el país, es una de las comunidades de Cantabria, ubicado específicamente en la costa occidental, conocida popularmente como la villa de las tres mentiras. Es una de las villas más antiguas declaradas como conjunto histórico.

Una de las principales actividades es la agricultura y el turismo, la mayoría de sus habitantes dependen enteramente de estas actividades, pero sobre todo de esta última actividad, poseedores de atractivos naturales de gran importancia, tanto de orden histórico, como artísticos.

Atractivo Natural de gran importancia

Esta localidad cuenta con uno de  los atractivos naturales de gran importancia tanto para la historia del país como para el are. La cueva de Altamira es uno de  los lugares en el mundo protegidos como patrimonio de la Humanidad, posee pinturas realmente antiguas de gran valor e importancia, ya que provienen de la prehistoria, su hallazgo fue toda una revolución para el país, debido al valor histórico que representaba.

Su arte data de hace más de diez mil años los que implico reconocer la antigüedad de la zona, inicialmente se encontraron ciertos espacios y años más tarde se encontraron otras diferentes salas, con la misma singularidad de las primeras. Los visitantes no se hicieron esperar, pero la preocupación porque las pinturas tan valiosas fuesen a ser dañadas provocó que esta fuese cerrada para todo público.

Hace algunos años atrás se creó un museo con un réplica exacta en donde se encuentra abierta al público, tanto con fines educativos como de atracción turística.

Actividades productivas

Como ya hemos mencionado anteriormente las actividades que se destacan en esta región son el Turismo y la agricultura siendo una de las más importantes la actividad turística, debido a los importantes hallazgos de la zona. No solo por su valor histórico sino también por su valor artístico, lo que la ha destacado como una de las zonas de mayor importancia para el país.

Sus habitantes se han dedicado a presar servicios de hospitalidad, en donde se han incluidos los servicios gastronómicos y artesanales, dedicándose en gran medida a estas labores.

Aunado le debemos sumar la gran cantidad de monumentos que representan la ciudad en sí, siendo un gran museo viviente, siendo uno de las villas medievales más importantes de todo el país. Exponentes del arte románico de Cantabria, cuenta con casonas y palacios de gran esplendor que aun hoy en día se mantienen en pie. Desde sus casas, edificios, edificaciones institucionales representan toda una época medieval que difícilmente pasa desapercibida.

Es el ambiente, el entorno lo que hace que el visitante se sienta visualmente agasajado, sus calles empedradas, sus edificaciones antiguas hacen del paisaje uno de los lugares más placenteros, con sentido cultural, llena de festivales y museos.

Zonas históricas

Al unir los dos hechos relevantes de esta zona nos encontramos con detalles arquitectónicos de gran importancia y una historia realmente relevante, de gran atractivo no solo para visitantes, sino para arqueólogos, historiadores e investigadores. Ha sido su gente la que ha desarrollado el gran potencial que posee.

Es uno de los mejores lugares para visitar, es un gran museo medieval que puede visitar cualquier persona, a cualquier hora en todo momento, ha sido una ciudad cuidada y preservada en su totalidad, es todo un espectáculo natural e histórico.