¿Qué es Warhammer 40000?

¿Alguna vez has oído hablar de Warhammer 40000, Warhammer 40k, W40k o 40k? Pues tenemos que decir que todas esas opciones hacen referencia indudablemente a Warhammer 40000, como se conoce a uno de los juegos más importantes de la historia del mundo reciente, uno basado en una serie de miniaturas que fuera creado en 1987 por Rick Priestley y Andy Chambers, y que poco a poco consiguió fanatizar a personas de todo el mundo amantes de la estrategia.

Title_warhamm

La idea del juego es que vayamos comprando las diferentes miniaturas que forman parte de Warhammer 40000, y que luego las pintemos para definir sus roles, aunque por supuesto tener la colección entera, que lleva ya varias ediciones, es muy difícil. A su vez, todas estas miniaturas que mencionamos representan distintos elementos sólo viables en un futuro apocalíptico de guerra, como por ejemplo soldados, criaturas de ciencia ficción o vehículos de combate.

Por supuesto, con la sola consideración del año en que fue lanzado, tenemos que decir que la apuesta de Warhammer 40000 tiene que ver más que nada con la imaginación de los usuarios, que tendrán que determinar entonces cuál es el campo de batalla en el que se desarrollarán los hechos, cuáles son las reglas que deberán seguir, y cómo estarán compuestos los equipos que se enfrentarán por turnos, como en un juego de mesa tradicional. Como puedes ver, dos batallas de este juego tienen la capacidad de ser completamente diferentes entre sí, y es que además, cada personaje tiene habilidades que los demás no, algo muy semejante a los actuales videojuegos de estrategia.

De todos modos, es tal la trascendencia que ha adquirido esta plataforma de diversión con sus miniaturas, que incluso existen actualmente torneos oficiales auspiciados por Games Workshop, la principal tienda en la que podemos conseguir las miniaturas. Incluso, el entorno de Warhammer 40000 ha aparecido con el paso del tiempo en todo tipo de juegos de mesa, videojuegos, e incluso relatos escritos, por su enorme relevancia social.

Fiestas históricas medievales: otra manera de aprender historia

Las fiestas históricas han cobrado fuerza en los últimos años. Espectáculos cuidados con esmero hasta el último detalle para representar hechos significativos de la historia que divierten al público y, sobre todo, enseñan. Una manera de mantener viva la memoria histórica de tantos lugares en España.

¿Quién no ha oído hablar de los amantes de Teruel? La trágica historia de un amor imposible, el de Isabel de Segura y Diego de Marcilla. Una historia que cada año se recrea en la ciudad que acogió un romance que no pudo ser.

En hospital de Órbigo, en Leon, cada año se recrean las Justas Medievales Passo Honroso. Un torneo que se celebró realmente en el año 1434. En ese año un caballero llamado Suero de Quiñones pidió permiso al rey para celebrar unas justas ¿El motivo? Cada jueves llevaba al cuello una argolla de metal para mostrar su amor por Leonor de Tovar. PuentePara ser merecedor de ese amor y olvidarse de la argolla pretendía peregrinar a Santiago después de haber vencido a los caballeros que participaran en el torneo. Resultó herido, pero demostró su amor con creces.

En Llanera, en Asturias, lo que se rememora es el enfrentamiento que durante cuatro años mantuvieron los parroquianos con su señor, el Obispo de Oviedo Don Guillén de Monteverde, que no dudó en excomulgarlos a todos. El obispo murió y las aguas volvieron a su cauce

En la localidad navarra de Estella el acontecimiento dura toda una semana. Durante la semana medieval, el pueblo vuelve a sus orígenes y da marcha atrás en el tiempo para rememorar pasajes significativos de su historia. Exactamente igual que en Ribadavia, en Ourense, con su Festa da Historia, en la que no solo se recrean episodios antiguos, sino que además se utiliza como moneda el maravedí.

Son algunas de las recreaciones medievales más reconocidas, aunque hay otras muchas que nos acercan a episodios significativos, o sencillamente hermosos, de la historia española.

Los mejores mercados medievales de España

No son como una clase de historia en vivo, pero casi. Los mercados medievales nos trasladan a otras épocas, nos acercan la vida hace unos cuantos siglos, con sus artesanos, sus señores, sus damas, bufones e incluso brujas.

mercado medievalSon muchas las localidades españolas que a lo largo del año celebrar un mercado de este tipo, algunos de ellos cumplen décadas, otros son mucho más jóvenes. Los hay en grandes ciudades o en pequeños pueblos de entramado medieval. Sea donde sea, un mercado medieval siempre resulta una cita interesante donde se puede comprar infinidad de productos de artesanía y, también, excelentes viandas.

Vamos a recorrer algunos de los mercados medievales con más historia o con más encanto. Uno de los más veteranos es el del Álamo, que desde hace 14 años se celebra en esta localidad madrileña el primer fin de semana de mayo. Más que un mercado una auténtica feria que cada año congrega a miles de visitantes que pueden disfrutar, además de centenares de puestos, de un buen número de espectáculos.

Viajamos ahora a Sigüenza, una verdadera villa medieval que durante el segundo fin de semana de julio retrocede en el tiempo, hasta tal punto, que uno de sus atractivos es el denominado “asalto al castillo” todo un espectáculo.

También el segundo domingo, pero de mayo, Ibiza mira hacia otra época en su ya tradicional feria medieval. Decenas de tenderetes, caballeros, faquires, campesinos y artesanos se entremezclan para convertir el casco antiguo de la ciudad en una villa de otra época.

Otro clásico, el mercado medieval de Vic, que se celebra coincidiendo con el puente del día de la Constitución. La música, los puestos, los bailes y una recreación de los oficios medievales más importantes dan vida a esta cita anual.

Son solo algunos ejemplos, pero a lo largo y ancho de la geografía española son muchos los municipios, cada vez más, que celebran su propia feria medieval.

Lo primero al entrar al mundo de Warhammer 40000

Warhammer 40000, el famoso juego de mesa de estrategia que Games Workshop volvió famoso hace ya aproximadamente 30 años, poco a poco está comenzando a recobrar interés por parte de los usuarios, tanto coleccionistas como jugadores. En efecto, nos encontramos con una propuesta de entretenimiento realmente interesante, alejada por completo del mundo de los videojuegos actuales, y que todo el tiempo consigue ampliar su círculo de llegada a través de personas que desconocían su existencia y ahora se han fanatizado con el mismo.

Sin embargo, y aunque sabemos que nos leerán muchos especialistas en el concepto Warhammer 40000, en este caso en particular queremos detenernos más que nada en aquellos jugadores que quieren iniciarse en este juego poco a poco. Lo primero que debes saber en ese caso, es que una caja básica de Warhammer 40000 que conseguirás en la web de Games Workshop, contiene normalmente dos ejércitos, de forma que ya podrás enfrentarlos entre ellos de a dos jugadores.

warhammer

En la actualidad pueden conseguirse varias ediciones de cajas básicas de Warhammer 40000, así que te recomendamos que veas las diferencias entre ellas para quedarte con una u otra. Sin embargo, hay quienes deciden salirse del inicio típico en el mundo de Warhammer 40000, para apostar directamente por los juegos de tableros que también se encuentran relacionados con esta aventura, los que se ponen en dispuesto en escenarios concretos como el escenario de cerrajeros valencia, un mundo no imaginario, y que cuentan con módulos específicos dentro de las cajas para que montes tu aventura como mejor te venga en gana y es que probando distintos modos de juego es como realmente le sacarás el jugo al Warhammer.

De todos modos, existen algunos elementos en común entre ambas opciones, que tienen que ver con que en cualquier caso una caja inicial de Warhammer 40000 tiene que contar dos ejércitos que además de cerrajeros Valencia deben representar a razas diferentes entre ellas. A su vez, la caja viene con los dados y un pequeño libro con las reglas que necesitaremos para aprender a jugar mejor que nadie Warhammer 40000, así que no vayas a perderte esta propuesta por nada del mundo.

¿Quieres una boda diferente? Organiza una boda medieval

Todos los novios sueñan con una boda diferente, única e inolvidable. Hay mil manera de conseguirlo, pero, sin duda, una de las más divertidas, curiosas y simpáticas puede ser hacerlo al más puro estilo medieval.

boda medievalSolo hay que tener valentía…y convencer a los invitados para que se vistan para la ocasión, claro. Del resto pueden encargarse infinidad de empresas especializadas en este tipo de eventos que se han asentado en el mercado como una alternativa más.

¿Cómo es una boda medieval? El fondo es, evidentemente, el mismo: un enlace civil o religioso. Simplemente hay que buscar un lugar acorde con la temática, una iglesia gótica, un castillo o un ayuntamiento antiguo.

De la ambientación, tanto del lugar de la ceremonia como del sitio en el que se servirá el ágape, pueden encargarse los especialistas. Y es que la puesta en escena es esencial: contar con estandartes, pendones o vajillas adecuadas es importante. Como lo es que la velada esté amenizada con bufones, espectáculos de malabares, cuentacuentos o, incluso, alguna feroz lucha entre caballeros. La música es otro aspecto a tener en cuenta.

¿Y el vestuario? Tampoco hay que preocuparse, evidentemente un vestido medieval no se encuentra en cualquier tienda. Pero hay casas especializadas en su alquiler. Y, aunque parezca increíble, hay incluso mucho donde elegir: para ellas, de princesa, de dama o campesina; para ellos de escudero, arquero o caballero templario.


Eso para los invitados, los novios quizá lo tengan un poco más complicado, pero al menos ellas pueden encontrar vestidos inspirados en cortes medievales que, con unos adornos adecuados y un buen peinado, las harán parecer las más hermosas novias sin desentonar con la temática de la boda.

Si se está pensando en una boda sin muchos invitados, que sea divertida, diferente e inolvidable, una boda medieval puede ser perfecta. Al menos será original, aunque seguramente haya quien piense que los novios se han vuelto completamente locos.

La impresión 3D y el mundo de Warhammer 40000

Puede que las adorables miniaturas de Warhammer 40000 no estén ahora mismo tan de moda como supieron estarlo hace tres décadas, pero lo cierto es que poco a poco estamos experimentando un reconocimiento de este juego de mesa de estrategia de guerra por parte de los más pequeños, y ese nuevo impulso que recibe Warhammer 40000 podría verse acompañado además por algunos interesantes avances relacionados directamente con la tecnología.

En concreto, tenemos que mencionar en este sentido que en los últimos tiempos no sólo Warhammer 40000 ha logrado volver a ser tema de conversación de jugadores y coleccionistas, sino que incluso muchos de nosotros hemos oído hablar de la tecnología de impresión 3D, es decir, la posibilidad de utilizar escáneres tridimensionales que nos permitan encontrarnos en la realidad con objetos palpables que hayan sido diseñados por computadora.

Por supuesto, aunque los usos más extraordinarios de la tecnología de impresión 3D tienen que ver con la medicina, tampoco podemos perder de vista que existen otros, y por ejemplo podremos recrear juguetes que ya no se comercializan. En el caso estricto de Warhammer 40000, el juego de estrategia de la compañía Games Workshop, sabemos que sus miniaturas famosas son muy costosas, y por eso, cualquiera que tuviera una impresora de tres dimensiones, estaría en condiciones de poder imprimir esas miniaturas, gastando mucho menos dinero.

En efecto, si consideramos que muchas de las piezas que forman parte del juego de estrategia de mesa Warhammer 40000 tienen costos por encima de los 100 euros, no tenemos dudas de que cuando la impresión de tipo 3D termine de calar hondo en los usuarios de todo el mundo, muchos de ellos se lo pasarán en grande copiando los modelos conocidos, y por qué no también, desarrollando los suyos propios. Eso les permitirá disfrutar de la experiencia Warhammer 40000 genuina, sin tener que estar pagando de más.

¿Te gustaría ver algunos prototipos de miniaturas de Warhammer 40000 hechos mediante el uso de la impresión 3D?

Ontinyent Medieval

Todos los días en España, una persona más se convierte en un fanático de los eventos medievales debido a la gran labor que se está realizando en el país para mostrar la cultura de esta época tan interesante. En los últimos años ha habido un incremento de las actividades relacionadas con la cultura medieval y esto ha llamado la atención de muchas personas que desconocían sobre el tema. En todo el país se están realizando actividades como mercados al aire libre, festivales musicales, piezas de teatro y un sinfín de actividades para todos los gustos.

Uno de los eventos más especiales que hemos tenido recientemente fue el mercado medieval que llevamos a cabo en la ciudad de Valencia, en Ontinyent. Este mercadillo del medioevo fue una experiencia gratificante de inicio a fin, ya que contó con presentaciones musicales el día de su inauguración. Además de todo, durante todo el mes de febrero y parte de marzo, hemos podido presenciar más de 50 actividades que van desde comparsas, hasta piezas teatrales expuestas al aire libre.

Por otro lado, en el mercado medieval contamos con más de 150 puestos de trabajo de mercancía en donde encontramos muy buena comida y trabajos artesanales de todas las regiones de España. Todo en un solo lugar. A todo esto, debemos sumarle la decoración y los disfraces que vimos durante todo el festival, ya que las personas podían llevar sus vestidos tradicionales y entrar en el rol de sus personajes favoritos de la época del medioevo.

Por último, el festival también fue un llamado a las personas para que conocieran más de los eventos medievales que se hacen en todo el país, además querer exponer las bellezas que la ciudad de Ontinyent tiene para ofrecer a los turistas. Pudimos apreciar la gastronomía, la cultura y muchas otras actividades relacionadas con la Edad Media y esta pequeña parte de Valencia. Esperamos volver pronto el próximo año y seguiremos visitando muchos eventos medievales en toda España.

¿Cómo quitar la pintura a las miniaturas de Warhammer 40000?

Warhammer 40000 es un juego de estrategia que hizo historia cuando ni siquiera pensábamos en la posibilidad de tener teléfonos móviles, a partir de su apuesta por miniaturas de soldados, criaturas ficticias y vehículos de guerra que debíamos enfrentar en arenas imaginarias, y además, pintar para otorgarles un bando del cual formaran parte más allá de sus habilidades. Por eso, hay miles de tutoriales para pintar las miniaturas de Warhammer 40000, pero ¿cómo podemos hacer para quitar la pintura de estos soldados y demás?

Lo primero que vamos a necesitar entonces para quitar la pintura a las piezas de Warhammer 40000 es un vaso de cristal pequeño, donde colocaremos la figura. Luego, tenemos que colocar suficiente agua en el vaso como para que tape al soldado o criatura, y colocar 0,5 milímetros de alcohol de 96º, que es básicamente el que todos tenemos en el botiquín de casa. En unos 5 minutos, la capa de esmalte del personaje se debería haber corrido. Otra buena opción es el limpiador KH7.

Cuando la solución elegida haya surtido efecto, no retiraremos el producto del vaso pero sí la miniatura utilizando unos guantes y pinzas. Luego de eso, nos serviremos de un cepillo de dientes para frotar la capa de pintura hasta que se quite entera, y con un alfiler puedes quitar lo que quede en los sitios difíciles de llegar. Más tarde, debes utilizar abundante agua con jabón para quitar los restos, y un papel como el de cocina para secarla bien.

En caso de que tengas muchas criaturas, te recomendamos o bien que repitas el mismo proceso, o bien que para ahorrar un poco de tiempo utilices un contenedor más grande, aunque siempre tienes que respetar las proporciones de 0,5 milímetros del limpiador o alcohol por cada vaso de agua, dado que de lo contrario podrías dañar las miniaturas. Por otro lado, ten en cuenta también que no debería tener contacto tu piel con el agua con limpiador o alcohol, así que siempre lleva adelante este tutorial con guantes y alguna pinza.