Jornadas medievales de Zalamea La Real

Con el mundo medieval como protagonista y eje, el pueblo onubense de Zalamea La Real organiza cada mes de julio unas jornadas que conjugan diversión, entretenimiento, fiesta, divulgación histórica, aprendizaje, multiculturalismo y convivencia. Lo que empezó siendo una recreación de las vestimentas y formas de vida de la edad media ha acabado por consolidarse, como queda más que patente en este 2016, año en el que se ha celebrado la duodécima edición de esta cita.

El motor del evento de Zalamea La Real son una serie de festejos medievales. Sin embargo, el enfoque de la fiesta –el nombre completo de la cita es el de Jornadas Musulmano-Cristianas de Zalamea La Real- es algo más complejo, ya que las recreaciones históricas vienen hiladas desde dos visiones, religiones y culturas diferentes del mundo.

Es el centro histórico de este municipio, encuadrado en la comarca minera de Riotinto (Huelva), el que acoge desfiles con vestimentas típicas del periodo medieval. La enorme implicación de los vecinos del pueblo favorece que se sucedan muy diversas escenas: guerreros árabes, caballeros cristianos, mercaderes en sus puestos, trovadores haciendo música, campesinos y ganaderos, etcétera.

Además de la recreación de las dos culturas y del repaso a algunas de las páginas de la Historia de Zalamea La Real mediante el teatro, el evento tiene otros grandes atractivos, como torneos medievales, mercados de artesanía, demostraciones de cetrería, ambientación y decorado de las calles, conciertos de música medieval, cursos de divulgación…

Las jornadas de esta última edición han deparado cosas tales como espectáculos de fuego, exhibiciones de artillería, danzas medievales, pasacalles para niños y mayores, ceremonias de recepción a los Reyes, espectáculos de telas acrobáticas, demostraciones de magia, combates medievales, talleres de esgrima o conciertos de música celta y medieval. Todo ello ha servido para confirmar un año más que Zalamea La Real, como también viene haciendo desde hace tiempo un municipio próximo como Cortegana, apuesta por evocar lo medieval de la mejor manera posible.