El terror medieval se congrega en Nueva York

Cuando las tinieblas y la maldad se fusionan, el terror emerge encarnizado en tremebundos monstruos que en la época medieval eran los encargados de emitir las propagandas orientadas a propósitos arbitrarios. Eso es precisamente lo que ha llegado a la Biblioteca y Museo Morgan, ubicado en Nueva York, donde se exhiben los monstruos creados por los artistas de la época medieval. Allí se recopilaron las esculturas, máscaras, inúmeros manuscritos viejos, pergaminos, tapices, pinturas, ilustraciones y entre objetos del pasado que conforman las principales piezas del terror medieval que aún se conservan. Todo ello ha sido congregado para formar la presentación llamada “Medieval Monsters: Terror, Aliens, Wonders…” la cual puedes visitar en cualquier momento desde ahora hasta el mes de septiembre en Nueva York, específicamente en la Biblioteca y Museo Morgan.

Los historiadores comentan que en la época medieval las representaciones artísticas terroríficas estaban estrechamente relacionados con las personas económicamente desfavorecidas, lo cual suponía una gran injusticia al decir, indirectamente, que las personas pobres son menos humanas. En la presentación mencionada, podemos conocer todos los detalles de estos hechos sobre la vida medieval, por lo que es una buena manera de conocer lo que acontecía en el planeta Tierra en tiempos pasados sin tener que leer insufribles e interminables libros de historia.

De esa forma, los artistas medievales, mediante sus obras terroríficas, instigan a la violencia y a la denigración de las personas socialmente desfavorecidas. No obstante, esto sólo ocurría con las obras de carácter de horror, pues es harto sabido que los artistas medievales eran muy abocados a sus deidades y mitologías y no tanto a la crítica o la diatriba social. Por consiguiente, resulta realmente interesante visitar la presentación “Medieval Monsters: Terror, Aliens, Wonders…” para comprender todo lo relativo al arte medieval, te lo recomienda el equipo laboral de Desatascos .

Así mismo, el arte terrorífico medieval buscaba representar a las personas con problemas natos físicos o mentales de manera esperpéntica como una desviación de la naturaleza, en el contexto de la religión europea cristiana. En ese sentido, toda aquella persona con alguna discapacidad mental o una discapacidad física era injustamente considerada “persona extraña”, demonizada y retratada como tal por los artistas de la época medieval. De la misma manera eran considerados como esperpénticos monstruos las etnias judías o musulmanes por el simple hecho de negar la creencia y existencia de Cristo, por lo tanto, caracteres animalescos y grotescos recibían este grupo de personas al ser utilizados en las obras artísticas de los medievos.

La muestra, como su nombre lo específica, se divide en tres clasificaciones: terrores, alienígenas y maravillas. En la primera se exhibe a las criaturas omnipotentes que actuaban como caballeros, gobernantes o santos, mientras que en la segunda se muestran los seres marginados de la época como las mujeres, pobres, etcétera, y, en las “maravillas” se exhiben las bellezas extrañas y las anomalías cautivadoras del mundo medievo que se presentan como fuente de inspiración. Unicornios, ogros, fantasmas, bestias y alienígenas, todos se congregan en el terror medieval.