Consejos y trucos para pintar las figuras de Warhammer 40000

Warhammer 40000 es el clásico juego que fue moda en la década de los ´80 por sus miniaturas que nos permitían plantear mundos imaginarios en los que debíamos tener una estrategia más fuerte que la de nuestros rivales para vencerlos por turnos. Una de las claves del juego era que esas miniaturas de soldados, criaturas de ciencia ficción e incluso vehículos de guerra, debían ser pintadas para poder personalizarlas cada uno a su gusto.

Así, sabemos que existen muchísimos videos en los que se intenta enseñar a los usuarios a pintar las figuras de Warhammer 40000, aunque nosotros queremos detenernos en realidad en la posibilidad de ofrecerte algunos consejos y trucos más bien básicos, comenzando por ejemplo por el hecho de que necesitarás siempre las pinturas, además de pinceles, imprimación y también barniz. Los pinceles son claves porque los hay de muchos tipos, aunque tendremos que comenzar con una primera capa general de pintura en aerosol.

El color de la pintura base deberá ser blanco o negro, de acuerdo a si pretendes tener ejércitos claros u oscuros, y la colocación de las figuras en una caja es fundamental para no estar manchando todo. Luego, una vez que hayas terminado con ese paso inicial, el siguiente será buscar la pintura de colores para decidir a qué facción van a pertenecer tus soldados o criaturas, más allá de una taza de agua y una toalla de papel para la limpieza.

Una vez que la base esté seca llegará el momento de los detalles, que tienen que ver con las armaduras o las costuras, y si eres mucho más específico, también los ojos. Finalmente llega el momento del acabado, de modo que si así lo quieres, podrás añadir pequeños matices como ligeros cambios en el color de fondo, o por qué no, roturas aparentes en sus ropas, dejos de hierbas, y muchos otros aspectos que conseguirán que tus miniaturas de Warhammer 40000 se vean todo lo reales que sea posible.