Descubre cómo era vivir en un castillo medieval

La vida en un castillo medieval debía de ser sumamente organizada y repleta de ceremonias. Esencialmente, los castillos eran el corazón de la sociedad medieval. Cuando los castillos fueron construidos en Inglaterra y Gales luego del año 1066, este tipo de construcción generó un nuevo sistema social de carácter feudal. Cada castillo aseguró el poder de un “lord” sobre los campesinos.

Para servir a un lord, la mayoría de los castillos se sumergían en una especie de frenesí causado por el apuro de los habitantes al realizar un sinfín de actividades domésticas. La vida en un castillo medieval estaba rellena de trabajo constante en la cocina, las preparaciones de las celebraciones en el castillo, y el culto religioso realizado en cada una de las capillas propias del castillo. A pesar lo que muchos pudieran automáticamente asumir, un día típico en un castillo medieval se desenvolvía en un cúmulo de actividades domésticas en vez de planes defensivos.

De la misma forma, la vida en un castillo medieval también incluía actividades militares. En muchos días, caballeros practicaban sus habilidades para defender al lord y a su rey en batalla. Las preparaciones fueron desarrolladas para defender el castillo en el caso de que intentaran invadirlo y también se desarrolló maquinaría para defender al castillo en tiempos de ataque. Los castillos eran constantemente rediseñados y adaptados  para proveer la mejor defensa posible de nuevas amenazas. Había un sinfín de obstáculos creados para defender un castillo como recodos o puertas que no podían abrir ni los cerrajeros Oviedo, fosos y otros elementos. Entre estos obstáculos estaban toda especie de trampas, y trucos esparcidos en el castillo para que personas que lo desconocen cayeran en ellas. Algunos castillos incluso encerraban a sus prisioneros ya que tenían mazmorras incluidas para aprisionarlos.

Cuando se explora un castillo hoy en día, es difícil atisbar cuán ocupada debía ser la vida dentro de un castillo en tiempos medievales. Los castillos fueron construidos parcialmente para demostrar el poder del Lord el cual tenía una gran cantidad de sirvientes para satisfacer las necesidades de la familia real.

Ciudades con aire medieval en Francia e Italia

Desde que la edad medieval culminó, se dejaron atrás una vasta cantidad de ciudades en Europa que han sido capaces de mantener los elementos de esa época, especialmente la arquitectura. Desde ciudades rodeadas por una inmensa pared, a pequeñas villas con castillos y mecas góticas. Hay un montón de ciudades que han sido propiamente preservadas y puedes visitar. Fue el espíritu del folklor combinado con elementos preservados del viejo mundo que han ayudado a escribir aquí algunas de las mejores ciudades medievales en Italia y en Francia.

msmMonte Saint-Michel: El Monte Saint-Michel es espectacular. Un pueblo extremadamente pequeño con tanto solo 44 habitantes pero ellos están destinados a vivir una de las experiencias más mágicas en Europa diariamente. En el tope se encuentra una catedral inmensa que hasta parece como si estuviese siendo soportada por las casas y tiendas que están abajo. Entre las casas hay muchos hoteles hogareños lo cual es bastante conveniente ya que se encuentra a 4 horas de París pero es incluso mejor por el hecho de que en la noche la iluminación da un paisaje de ensueño.

Siena: El carisma del viejo mundo de Siena rivaliza a cualquier ciudad Europea y debe de ser puesta entre las prioridades en cualquier itinerario para Italia. Este paraíso toscano tiene una vibra que es una fusión entre lo medieval y la época renacentista lo cual es perfectamente acentuado por exquisitas comidas y vino. Te da un gran sentimiento de autenticidad así que no es ninguna sorpresa que muchas cadenas de restaurantes de comida italiana han tratado de emular esta ciudad en su ambiente.

Carcassone: Mientras te estás acercando a Carcassonne pareciese como si te estuvieses adentrando a un castillo en un cuento de hadas hasta que te das cuenta que es una ciudad inmensa rodeada por una muralla. Esta muralla medieval hace que esta se vuelva una de las mejores ciudades rodeadas en paredes del mundo y estarás cautivado con Carcassonne desde el momento que empieces a explorar.

Tyranids: aprende su historia

Dentro del mundo de Warhammer en el famosísimo juego de mesa de esta saga el cual emula batallas intergalácticas, que tiene la especie humana con diversas especies alienígenas en las cuales podemos destacar a una en particular, y este es el caso de los Tyranids, los cuales son una clase alienígena la cual puedes utilizar como opción para tu ejercito jugable dentro del juego de mesa.

Incluso, ni siquiera son de esta galaxia, pues se dice que son extranjeros, que solo están de paso, para devorar todo lo que encuentren en su camino, con sus numerosos ejércitos, destruyen planeta por planeta que se les cruce en su camino, pero que a pesar de que poseen una gran inteligencia, son incapaces de razonar con otras razas y por ello tienden a ser tan destructivos.

Lo increíble de esta clase extraterrestre es que, cada individuo que conforma el ejército de tyranids es totalmente distinto, pues estos han sido genéticamente modificados, para cumplir alguna función en particular para dicha armada, y su tecnología en un cien por ciento es biológica, por lo que todos los organismos conformados por sus ejércitos están conectados de alguna manera, y dicha tecnología en este juego de mesa es denominada en su mundo como las bioformas, dado que simulan un organismo viviente, en el caso de hablar de sus armamentos de combate y vehículos o naves de guerra en general.

Poseen tres flotas, conocidas como las colmenas, la primera es denominada behemonth, la segunda Kraken y por el último tenemos el Leviatán, esta última es la amenaza mas reciente dentro de la galaxia.

Su forma reptiliana hace muy parecida su apariencia a la de los hombres lagarto, sin embargo estas criaturas poseen una fuerza superior y un tamaño monstruoso, siendo las de mayor tamaño dentro de este universo de especies, sus dos primeras colmenas fueron derrotadas en versiones anteriores y esta última, la de Leviatán busca venganza y destrucción, pues su insaciable apetito los lleva a cometer guerras por doquier.

Ciudades con aire medieval en Europa

La edad medieval tal vez fue un tiempo de constante cambio y disturbio en Europa, pero también es el origen donde el continente obtuvo el folclor moderno. Todo desde caballeros en armaduras brillantes, castillos inmensos, patios reales y muchos cuentos de hadas inspirados en esa época. Historias de Robin Hood, brujas, magos, asesinos de dragones y más se esparcieron a un paso veloz. Estas historias eran fantasías para escapar de los problemas del día a día, y su influencia cultural fue tan significativa como cualquier otro evento medieval. A continuación, hablaremos de ciudades que han conservado esa esencia medieval de aquellos tiempos:

Praga: Con una ciudad que no fue en gran parte afligida por los bombardeos en la segunda guerra mundial que destruyeron otras capitales europeas, Praga es la ciudad medieval que está mejor conservada en todo el mundo. Tal vez otras ciudades medievales sean más compactas o tengan las paredes de la ciudad intacta pero Praga tienen muchos más elementos maravillosos que ofrecer. Con una arquitectura rica, una cultura atrapante y bebidas espectaculares e incluso un castillo urbano gigante, Prague es la ciudad medieval favorita en Europa.

Como turista se debe de visitar el Castillo de Praga, y pasear por el famoso puente de Saint Charles, se debe escalar una torre defensiva y explorar el Old Town Square. Hay tantas actividades de turismo que se pueden realizar en Praga referentes al contexto medieval que resultan incontables.

Rotemburgo: La ciudad alemana de Rotemburgo pareciese como si se hubiera congelado en tiempos medievales. Tal vez no haya una ciudad en Europa que te de un sentimiento tan auténtico de estar en una ciudad medieval que Rotemburgo. La denominada “Old City Wall” todavía sigue de pie rodeando a la ciudad. Las puertas de la ciudad te harán sentir como si hubieses dejado el mundo real y te hubieras adentrado en un set de película. Desde el afamado mercado navideño hasta la esquina Plönlein estarás tomando fotos por doquier.