El difícil arte de hacer una armadura

Si algo llama la atención en las justas medievales son las armas que portaban los caballeros. Los encargados de su elaboración formaban parte de un gremio, con jerarquías bien establecidas. En España, los aprendices de maestros espaderos recibían una suerte de beca por parte de sus tutores. Estos se encargaban de su manutención durante un período de tiempo, estipulado en un contrato, tras el cual, si reunían las condiciones, eran nombrados oficialmente.

Pero la armería no contemplaba un solo oficio. Eran muchos los artesanos involucrados en el arte de la fabricación de armas. Así, los lorigueros eran los encargados de hacer las cotas de malla, mientras que cerrajeros fabricaban las bisagras, hebillas y cierres de las armaduras; por otra parte, estaban los pulidores, encargados del acabado final, antes de pasar las piezas a manos de los orfebres y grabadores para su decoración.

Este conglomerado de trabajadores eran subcontratistas de un taller principal, generalmente conformado por un reducido grupo de familias que ejercían el control de la elaboración de arneses.

La producción solía ser en serie, asumiendo en cada encargo la elaboración del armamento de todo un ejército. Sin embargo, los monarcas y nobles sí disponían de un trato especial, pudiendo solicitar la fabricación de armaduras a medida. A diferencia de un sastre, para calcular la dimensión de las piezas, el maestro debía llevar varias a medio hacer, para construir con ellas un patrón. Los medidas debían tomarse no sólo en el pecho y extremidades, sino que también incluían la cabezas, manos y pies, además de probarse en diversas posturas para asegurar que permitieran la flexión de los brazos y piernas.

Con estas medidas se regresaba al taller, donde se trabajaba por un período de al menos dos meses en la confección de la armadura. Para la obtención de la chapa se partía de un trozo de hierro que se martilleaba hasta lograr el grosor adecuado. El maestro indicaba a sus aprendices dónde y con qué inclinación debían golpear, a fin de conseguir el espesor preciso.

Una vez obtenido se procedía a su modelado. Para ello se contaba con yunques y martillos de diferentes formas y tamaños. Esta era una labor delicada, pues la chapa tendría, como máximo, 2 mm de grosor y cualquier descuido podía estropear la pieza. La chapa se colocaba sobre un yuque cóncavo, calzado en un tocón de madera, para impedir la vibración.

Así se procedía con cada una de las piezas: brazal, guantelete, peto. Los excedentes de la chapa se cortaban con una cizalla y se procedía entonces a colocar las bisagras. Los maestros cerrajeros fabricaban los quijotes y grabas y bisagras en hierro o bronce, siguiendo las indicaciones del cliente.

Por su parte, los talabarteros hacían las correas que sujetarían las piezas al cuerpo, procedimiento que sólo podía efectuarse cuando el arnés estuviese completo.

El proceso de ornamentación requería el concurso de orfebres y grabadores. Las más altas jerarquías solicitaban terminaciones con filigranas que ameritaban el empleo de martillos, cinceles y limas.

El paso final era el pulido. Se realizaba con arenas de distintos grosores para suavizar los efectos del martillado y limar los bordes irregulares. Si se quería un acabado satinado, se frotaba la superficie con una mezcla de polvillo de óxido de hierro y agua.

El montaje final podía realizarlo el pulidor o un armero del taller principal. En cualquier caso debían añadir las guarniciones interiores de los yelmos. Por lo general se elaboraban en fustán relleno de crin de caballo, para crear una especie de bolsa que absorbiera los impactos.

La armadura quedaba entonces lista para ser entregada al caballero. Pero como todo servicio de lujo, el encargado de la entrega llevaba consigo algunas herramientas, por si fuera necesario hacer algún ajuste sobre el cuerpo. Y es que con el precio que tenían estos trajes de batalla, bien valía la pena el esfuerzo.

¿Sabías estas cosas de la Edad Medieval?

En la actualidad, nadie se acuerda de la edad medieval, salvo lo que algunos pueden decir acerca de ella porque lo leyeron en algún libro. Pero lo cierto es que la edad medieval es una época tan lejana de la humanidad que pocos datos certeros se tienen de ella. Los indicios arqueológicos y paleontológicos que gracias a la ciencia y a la tecnología son encontrados hoy en día, nos ayudan a describir con un alto índice de verdad las cosas que sucedieron en aquella remota época. Desde la redacción de esta web nos hemos encargado de recopilar las más extrañas e insólitas, poco conocidas por el público en general y ni siquiera por la gente erudita de Fontaneros , para conocer a profundidad y de manera divertida los acontecimientos que caracterizaron la Edad Medieval. Así que ¿Sabías estas cosas, que a continuación te presentamos, de la Edad Medieval?

  1. Todas las prendas de vestir eran teñidas de manera natural con los tintes que la naturaleza ofrece. Por ejemplo, rudimentariamente, extraían los colores de los copos de lana, las cáscaras de cebolla, las hojas de los árboles o los zumos de las frutas o vegetales. En la actualidad este tipo de extracción de tintes está prácticamente en desuso.
  2. Aunque no realizaban las mismas funciones que los dentistas que hoy en día conocemos, en la época medieval el dentista iba de casa en casa a sacar las muelas de la que los pacientes aquejaban insufrible dolor. Lo hacían sin nada de higiene y con un redoble de tambor para amortiguar los gritos de dolor de la persona a la que se le sacaba la muela.
  3. El bañarse en la época medieval no era una práctica habitual en las personas como lo es ahora. Incluso, muchas enfermedades se proliferaron durante esa época por falta de higiene personal. Se cree que de 10 personas sólo una se bañaba todos los días en la época medieval.
  4. A diferencia de en la actualidad, en la época medieval los abanicos no eran usados para aliviar el calor, sino para ventilar el mal olor de algunas personas debido a su falta higiene. Por consiguiente, el abanico no era una prenda de vestir de elegancia sino de necesidad.
  5. Las maneras de comer en esa época eran muy distintas, pues no existían ni tenedores, ni cucharas ni los platos que hoy conocemos. Simplemente, si se comían carne, se mordían los trozos justo como venían y se acompañaban con un pedazo de pan. Para no fregar los platos, se daban los panes mojadas en la salsa de la carne a los pobres.
  6. La barba era un aspecto casi sagrado de los hombres, por ende, se consideraba un ultraje de gravedad jalarle la barba a un hombre. Incluso, la expresión “por las barbas del abuelo” se debe a esta cultura.
  7. Entre los trabajos femeninos y masculinos había poca diferencia, a excepción de las labores de tejido que eran exclusivamente para damas. La igualdad de géneros sí existía y no había una fuerte discriminación racial o de género.

Las Justas Medievales tendrán un dron que velará por la seguridad del evento

La seguridad debe estar presente en los eventos culturales o fiestas donde acuden gran cantidad de visitantes y residentes que desean ver un espectáculo de combate medieval. Al crearse un sistema de seguridad se debe cuidar todos los espacios y verificar las calles más concurridas estén resguardada de situaciones negativas para que los espectadores se sientan seguro y regresen años tras años a las Justas Medievales de Hospital de Órbigo.

En Cerrajeros Alicante una empresa que se dedica a la seguridad de las puertas, ventanas y otros bienes del hogar; considera que se tiene que apoyar a la Unidad de Seguridad y al servicio tecnológico para que logren el objetivo de agregarle a un plan de seguridad un dispositivo (dron) que apoyará al resguardo de las actividades recreativas y culturales de los mercados medievales. Lo novedoso en seguridad mundial pública es el dron; siendo un aparato o especie de una abeja macho, volador sin tripulante capaces de monitorear lo que ocurre en un territorio especifico. Esta información que se registrada será enviada a las instituciones o juntas de seguridad, dándole un gran aporte al trabajo que realiza Protección Civil.

El refuerzo de este plan de seguridad en la Justas del Passo Honrosso del Hospital de Órbigo, estarán presente muchos efectivos de seguridad tanto del Hospital de Órbigo y especialista de la agrupación de Protección Civil en emergencia. Asimismo, es pertinente decir que el señor Marcos Farías de la empresa Pintores refiere, que el año pasado estuvo presente en el evento y notó un dispositivo de atención al visitante y residentes de baños, atención médica que hacen referencia a la seguridad de la fiesta medieval. Por otro lado, se refuerza la orientación sobre evitar incendios, guía por escrito a los conductores en donde estacionarse y por donde están ambulancia en caso de que surja alguna incidencia.

En las Justas, se espera gran multitud de espectadores para que se deleite de este gran evento de competición, para que el disfrute sea del agrado de todo y que no exista inconveniente o peligro para los asistentes en la fiesta histórica como lo es Justas del Passo Honrosso del Hospital de Órbigo. Los responsables de la innovación de plan de seguridad, utilizando el dron en esta oportunidad, manifiesta que éste aparato volador representa un avance tecnológico; donde la universidad ofreció apoyo a un modelo funcional que servirá en próximos eventos Medievales multitudinarios. Asimismo, evaluar los recursos materiales y financieros con anticipación a la jornada de alegría para los asistentes.

El mundo medieval es una tradición las Justas del Passo Honrosso, donde los hoteles preparan su mejor hospedaje a los turistas y visitante ofreciéndole en un servicio especial en los restaurantes con un menú típico de la zona y obsequiando al huésped una antorcha como símbolo medieval. Todo lo anterior esta de la mano con una música amenizada por grandes músicos de España y luego ir a los desfiles de las antorchas eso es simplemente divino.

Origen de la cerradura en la época medieval

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el origen de las cerraduras modernas? ¿Desde cuándo el hombre las utiliza para proteger sus objetos de valor? Bien, lo cierto es que casi desde el comienzo de la humanidad como la conocemos hoy, las personas han sido recelosas de sus posesiones, y por ende, han buscado protegerlas de una u otra forma.

Lejos de la violencia física ejercida por los primeros habitantes del planeta, con el paso del tiempo comenzaron a aparecer las primeras cerraduras, la evolución natural del colocar una piedra gigante en la entrada de una cueva, por supuesto. Esta evolución siguió perfeccionándose con el paso de los años, hasta que pudimos encontrarnos con las cerraduras tal y como las conocemos en la actualidad, un mecanismo que revolucionó la forma en la que protegemos nuestras viviendas y posesiones.

Concretamente, podríamos decir que las cerraduras modernas han surgido a partir de los pasadores horizontales que se colocaban en las puertas, primero realizados de madera, que permitían trabajarlas desde el interior si así se deseaba. En muchas películas o series antiguas podemos ver estos pasadores que simplemente constaban de una madera que se mantenía vertical detrás de la puerta para dejarla abierta, o bien cruzaba la misma de forma horizontal para bloquearla.

Civilizaciones como por ejemplo la de los romanos los egipcios utilizaron estos sistemas para proteger sus viviendas desde el comienzo de los tiempos, aunque en algunos casos agregaron otros materiales como el bronce para los pasadores, o las clavijas. Los griegos, por su parte, incorporaron las llaves, y desde la Edad Media comenzó la lucha entre los antiguos cerrajeros por generar una cerradura que fuera realmente inviolable.

Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XVIII cuando en Inglaterra aparecieron los primeros indicios de las cerraduras modernas, las cerraduras que se colocan en las puertas ocupando apenas una mínima cantidad del espacio de éstas. A partir de ese momento los sistemas de seguridad para el acceso a nuestras viviendas se modificaron para siempre.

Para mediados del siglo XIX, el cerrajero norteamericano Alfred Hobbs volvió a provocar una auténtica revolución en el mundo de la cerrajería, las puertas y las llaves, cuando se mostró capaz de violar cualquier cerradura realizada en el Reino Unido, mientras sus propias cerraduras no podían ser abiertas por nadie más que él mismo.

Linus Yale, un pintor devenido a cerrajero que siguió el oficio de su antiguo padre, es considerado otro de los hombres clave en la evolución de las cerraduras. De hecho, en el año 1862 inventó la cerradura de cuadrante secreto o combinación. Como puedes adivinar, cada vez que escuchamos algo acerca de Yale respecto del mundo de las cerraduras, se refiere a esta persona.

Instalar cerraduras de seguridad las 24 horas

Con la creciente situación de inseguridad que se produce en muchas partes del mundo, cada vez son más los clientes que se ponen en contacto con nuestros cerrajeros profesionales para pedir asesoramiento telefónico y un presupuesto sin compromiso respecto de la colocación, mantenimiento o reparación de cerraduras de seguridad de todo tipo.

Nuestros profesionales cualificados disponen en sus vehículos de cerraduras de todo tipo y llaves de las mejores marcas, para instalarlas en tu vivienda y quedarte completamente tranquilo de que nadie se atreverá a abrirlas mientras te encuentres fuera.

Tumba medieval de una mujer que dio a luz después de ser enterrada fue descubierta por arqueólogos en Balonia

Un grupo de arqueólogos descubren un parto en ataúd, la investigación de estas ingeniosas personas que se dedican a conocer de un sepulcro del siglo VII u VIII en Balonia.  De fecha 2010 en Imola fue hallado este acontecimiento que estremeció a los arqueólogos que se asombraron al descubrir en época medieval una tumba que su interior estaba una mujer embarazada con miembros humanos perteneciente a un recién nacido entre sus piernas que se presume sea su hijo. El mundo se paralizó al leer la prensa con los datos allí escrito y la mayoría de la población nombraban dioses, milagros de fe y la magia de las sabidurías, muchos era los comentarios sobre este episodio de la tumba Medieval

La noticia impresionó al señor Carlos de cerrajeros de urgencia que no pudo creer lo que leía, los restos del recién nacido encima del cadáver de su madre después de su muerte. Asombroso pero cierto los arqueólogos se encontraron con huesos y la medición del fémur condujo a medir la exactitud del tiempo de embarazo lo que manifiestan una aproximación de 38 semanas de gestación.  Es una crónica que asombró a toda Italia, por este acontecimiento inesperado que se presenta por un proceso de expulsión fetal.

Se presentan elementos importantes en la investigación en la cavidad pélvica de la madre se encontraba la cabeza y la parte superior del bebe, algunos huesos de las piernas del bebe se hallaban en el cuerpo de su madre. Concluyen los investigadores que después de una revisión exhaustiva lo siguiente: aunque estaban asombrado de aquel acontecimiento se revela que la expulsión fetal post mortem que la mujer embarazada al morir, el gas procedente por la putrefacción fue acumulada y por eso sale el feto como si se tratara de un proceso de parto normal. Por otro lado, el diagnóstico del cadáver y de las características patológicas de la mujer presentaba una hipertensión crónica en el transcurso de sus semanas de gestación, todos esto es parte de la investigación donde aseveran los especialistas que la mujer Medieval embarazada sufrió en el momento del parto eclampsia.

El empresario de la empresa de reparaciones urgentes de calderas al leer la noticia que un grupo de arqueólogos descubren un parto en ataúd, duda de esta tumba medieval con una mujer embarazada y que tiene un bebe, alegando que como es posible ese hallazgo y bajo esas características. Es cierto que existían avances científicos, pero se encontró en una época medieval donde los avances médicos caminaban a pasos lentos y las creencias estaban fortalecida por lo mágico y lo religioso, solo Dios sabe lo que ocurrió allí y si en verdad esta mujer sufría de la tensión y si presentó tal episodio de eclampsia al momento de dar a luz a su hijo. Lo que se puede apreciar es el esfuerzo de los científicos en abordar este caso y de los medios que divulgan este hecho tan asombroso.

Una ruta medieval por el corazón de Girona

Girona es una provincia en la que se conservan maravillosos pueblos que llevan a los visitantes directamente a la Edad Media. Pueblos pequeños pero encantadores, de calles empedradas y casas fantásticas donde el tiempo parece haberse detenido, pero estas siempre cuentan con las mejores cerraduras de alta calidad. Recorrerlos es como hacer un viaje al pasado.

Peratallada es uno de esos pueblos. Conserva el mismo aspecto que tenía hace siglos, con sus casas de piedra, su fantástico castillo-palacio y sus murallas. Un pueblo pequeño pero lleno de encanto. Pero siempre con buena seguridad en sus cerraduras

En un bellísimo entorno natural se levanta Pals. Un pueblo que invita a pasear tranquilamente por su recinto amurallado y por sus callejuelas de trazado medieval. El pueblo creció en torno a un castillo, pero las luchas prácticamente acabaron con él y hoy solo se conserva la torre del homenaje. Pero Pals tiene otros muchos atractivos, como la iglesia de San Pere, el Cap dels Anyells o el Molí de Pals,

Llegamos a Besalú, un pueblo que enamora a todo el que lo visita y que recibe a los viajeros con un magnífico puente medieval del siglo XII con siete arcadas. Sus calles son un recuerdo de lo que fue este maravilloso pueblo, que cuenta con una bella judería. Besalú está orgulloso de lo que es y de su bellísimo patrimonio y por ello no solo recibe a los visitantes con los brazos abiertos, sino que cada año organiza una fantástica feria, Besalú Medieval. Una feria con infinidad de actividades y en la que el pueblo se engalana para mostrar toda su belleza y encanto.

Son solo tres ejemplos, pero Girona es una provincia que respira ambiente medieval en muchos de sus pueblos. Merece la pena hacer una ruta para conocerlos y conocer una parte importante de la historia española. Pueblos entre los que no hay que pasar por alto, entre otros, Tossa de Mar, Castelló d’Empúries, Beget, Monell o Castellfollit de la Roca. Pueblos que son, sencillamente, maravillosos.

Lugares medievales de España que no te puedes perder

En la historia mundial, podemos destacar ciertas locaciones que de algún modo dan sentido a lo acontecido en épocas anteriores a nuestras vidas, ya que esos diversos períodos de historia son los que han definido la razón de ser de cada sociedad en cada parte del mundo, y una de esas sociedades es la española, la cual abarca una importante historia en relación al periodo medieval como pocas en el mundo. Incluso, se podría decir que en España una empresa como desatascos 24h BCN podría tener algún antecedente medieval por el que se le pueda rastrear.

Por algo España es un país que tiene una cantidad considerable de parajes considerados por diversas organizaciones mundiales como patrimonios de la humanidad, pues muchas de las regiones que se encuentran en la nación, establecidas con sus localidades, han peleado incluso con avances inmobiliarios (si se podría decir de esta forma) para que no se realice una invasión en dichos lugares, que son importantes en la historia de la humanidad.

Empresas como cerrajeros de urgencias Alicante han realizado campañas para salvaguardar parajes naturales de relevancia mundial, los cuales incluso podrían estar en la mira de ser considerados como patrimonios de la humanidad. Además, también han servido como promotoras para diversos sitios turísticos y pueblos que tienen gran importancia medieval, entre alguno de ellos se encuentran:

Santillana del Mar

Conocido coloquialmente por los lugareños como “La ciudad de tres mentiras” pues, dada la característica de su nombre, se podría denotar que hablamos de una localidad santa, llana y con mar, pero definitivamente, el pequeño municipio no posee ninguna de las tres cualidades, aun así, conserva una estética medieval sublime.

La Alberca

Posee una arquitectura medieval extraordinaria y, además, conservada de gran manera. En el año 1940, tuvo el honor de ser denominado Monumento Histórico artístico, pero el honor fue aún mayor por ser el primer municipio en lograr dicho reconocimiento ese año.

Jornadas medievales de Zalamea La Real

Con el mundo medieval como protagonista y eje, el pueblo onubense de Zalamea La Real organiza cada mes de julio unas jornadas que conjugan diversión, entretenimiento, fiesta, divulgación histórica, aprendizaje, multiculturalismo y convivencia. Lo que empezó siendo una recreación de las vestimentas y formas de vida de la edad media ha acabado por consolidarse, como queda más que patente en este 2016, año en el que se ha celebrado la duodécima edición de esta cita.

El motor del evento de Zalamea La Real son una serie de festejos medievales. Sin embargo, el enfoque de la fiesta –el nombre completo de la cita es el de Jornadas Musulmano-Cristianas de Zalamea La Real- es algo más complejo, ya que las recreaciones históricas vienen hiladas desde dos visiones, religiones y culturas diferentes del mundo.

Es el centro histórico de este municipio, encuadrado en la comarca minera de Riotinto (Huelva), el que acoge desfiles con vestimentas típicas del periodo medieval. La enorme implicación de los vecinos del pueblo favorece que se sucedan muy diversas escenas: guerreros árabes, caballeros cristianos, mercaderes en sus puestos, trovadores haciendo música, campesinos y ganaderos, etcétera.

Además de la recreación de las dos culturas y del repaso a algunas de las páginas de la Historia de Zalamea La Real mediante el teatro, el evento tiene otros grandes atractivos, como torneos medievales, mercados de artesanía, demostraciones de cetrería, ambientación y decorado de las calles, conciertos de música medieval, cursos de divulgación…

Las jornadas de esta última edición han deparado cosas tales como espectáculos de fuego, exhibiciones de artillería, danzas medievales, pasacalles para niños y mayores, ceremonias de recepción a los Reyes, espectáculos de telas acrobáticas, demostraciones de magia, combates medievales, talleres de esgrima o conciertos de música celta y medieval. Todo ello ha servido para confirmar un año más que Zalamea La Real, como también viene haciendo desde hace tiempo un municipio próximo como Cortegana, apuesta por evocar lo medieval de la mejor manera posible.